UTE: La unión temporal de empresas

ute

La UTE, o Unión Temporal de Empresas es una forma asociativa sin personalidad jurídica que tiene como consecuencia, algunos aspectos fiscales que todo empresario debe conocer.

ute

La UTE se produce cuando dos o más empresas se unen durante algún tiempo para conseguir un objetivo común, el cual puede consistir en alguna obra o servicio determinado.

Características de la UTE

Las UTE se caracterizan por tener un objeto social único, esto quiere decir que dos o más empresas se unen con el sólo propósito de ejecutar una obra o servicio común. La duración de la UTE dependerá de cuanto tiempo lleve ejecutar esa obra o servicio que han acordado sacar adelante las empresas que se unieron.

Para crear una UTE se debe hacer una escritura pública que refleje los acuerdos tomados entre las empresas que la componen. En esos estatutos, se define el objeto de la sociedad, los socios que constituyen la sociedad, su duración, domicilio y todo el detalle que concierne a los aportes, señalándose el modo en el cual se repartirán las ganancias, las utilidades y por supuesto, también las pérdidas.

Las UTE deben registrarse en el Registro Mercantil, aunque hay una distinción que hace a las UTE diferentes a cualquier otra forma jurídica. Las UTE no tienen personalidad jurídica, y la UTE no libera de responsabilidades individuales a los socios que la componen. Esta es una de las distinciones más relevantes que tienen las UTE, y según el perfil de riesgo de sus integrantes la hacen más o menos atractiva.

Las implicancias contables en las UTE

Las UTE, a diferencia de las personalidades jurídicas, no tienen obligación de llevar una contabilidad en el Registro Mercantil, aunque si pueden hacerlo de forma voluntaria si lo desean. A pesar de esta no obligatoriedad, casi todas las UTE legalizan sus libros contables y depositan sus cuentas en el Registro Mercantil acorde a las normas vigentes y el Código de Comercio.

En materia fiscal, las UTE son sujeto pasivo del impuesto de sociedades, aunque al mismo tiempo gozan de exención de pagar impuestos. En materia de IVA e IRPF, las UTE tienen que ir cumpliendo con las obligaciones formales del impuesto y actúa como un sujeto retenedor de rentas cuando procede.

cluster

Resumen

Las UTE tienen una particularidad en su constitución, que las hace ser una forma de colaboración empresarial entre varias empresas, como si fueran una sola, sin tener que asumir todas las obligaciones fiscales que obligan a las empresas con personalidad jurídica que la componen.

A través de la colaboración que se produce con las UTE, se consigue abaratar costos, aprovechar sinergias y repartir los riesgos propios del negocios entre varias empresas. Contrario a lo que se pueda pensar, esta forma de unión de empresas, se da más entre empresas grandes y no se da casi en las pymes, no porque no puedan hacerlo, sino por un asunto de visión y capacidad de gestión.

Las pymes no afrontan proyectos de largo plazo y no tienen una visión asociativa, limitándose en demasía de una gran cantidad de beneficios que se obtienen con la unión, con la cual lograrían competir de un modo más eficiente con las grandes empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *