¿Quién paga impuestos?

Impuestos

En España, el sistema tributario se alimenta principalmente de los impuestos directos, de los tributos sobre la renta de los trabajadores particulares, y de los beneficios que obtienen las sociedades,  más los impuestos indirectos, que se nutren con las operaciones de producción y consumo.

Impuestos

Los Impuestos Directos

En ésta categoría de impuestos, que son los que pagan las personas y autónomos, están los siguientes:

  • El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).
  • El Impuesto sobre Sociedades (IS).
  • El Impuesto sobre el Patrimonio.
  • El Impuesto sobre la Renta de No Residentes.
  • El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
  • Otros.

Los Impuestos Indirectos

Entre los principales impuestos indirectos están los siguientes:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD).
  • Impuestos Especiales.
  • Impuesto sobre las Primas de Seguros.
  • Otros.

En España, como en todos los países, la estructura impositiva puede ir cambiando, y eso es lo más normal. Hay impuestos que permiten llenar mucho más rápido la billetera fiscal que otros, como lo es el impuesto sobre la renta por la totalidad de los ingresos y rendimientos que se tienen. Mientras más ingresos se genera en tu billetera, más impuestos pagas.

Cuando trabajas como asalariado, el responsable de hacer el pago de tus impuestos es la empresa donde trabajas, que te hace una retención en el sueldo cada mes, dependiendo del número de hijos y del sueldo total.

Cuando prestas servicios profesionales, también puedes ver que la empresa aplica una retención sobre los ingresos, mientras que los trabajadores autónomos o los empresarios, tienen que presentar su propia declaración fiscal trimestral y ir efectuando pagos fraccionados según su rango de ingresos y beneficios. Todas las personas cuyos ingresos superen la cantidad mínima, están obligadas a ir liquidando su propia cuota tributaria y presentar una declaración fiscal al término de cada año.

Hay un impuesto que pagan las personas, que se llama impuesto sobre el patrimonio, y es de tipo progresivo, además que que afecta a todos los bienes de las personas que residen en España y tienen bienes en otros países, siempre y cuando el valor de sus bienes en el extranjero, supere un importe mínimo.

Hay un impuesto a las donaciones, que se hace entre personas vivas y impuesto a las herencias, que es el que se cobra a los familiares, en caso de fallecimiento del benefactor. Este impuesto se utiliza en las mismas comunidaes autónomas en las que se vive. En general, las comunidades autónomas y los municipios cobran diversos impuestos locales, tales como el impuesto sobre los vehículos o sobre los bienes inmuebles, todos regulados por la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA).

impuestos

Existe un tributo que afecta con su gravamen los documentos jurídicos y mercantiles, y determinadas transacciones, como pueden ser la adquisición de inmuebles y hipoteca. Todo eso va en directo beneficio de la Comunidad Autónoma donde se exigen.

Todos sabemos que la distribución de gastos fiscal está mal hecha, privilegiándose las obras de infraestructura urbana, antes que la protección de las familias. Ante este escenario, se puede entender por qué los españoles están pagando cada vez de más mál ánimo sus impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *